Parábola del Alfarero y el Barro – Reflexión en la Biblia

El Alfarero y el Barro reflexión
Parábola del Alfarero y el Barro Reflexión en la Biblia

Este Estudio Bíblico nos dará una explicación sobre el Significado de la Palabra en Jeremías 18:1-6 “La Casa del Alfarero”. Lee También: Vosotros sois la Luz del Mundo -Reflexión en la Biblia.

La Casa del Alfarero – Jeremías 18:1-6

Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel (Jeremías 18:1-6).

El Alfarero y el Barro – Reflexión.

En esta parábola, Dios comienza diciendo al profeta Jeremías un mensaje ilustrado en la casa del alfarero. Este alfarero trabajaba sobre la rueda, pero la vasija que hacía se echó a perder en su mano y volvió hacer otra como mejor le pareció.

Por lo tanto, en este pasaje bíblico, Dios es representado como el Alfarero y la Nación de Judá como el Barro.

De esta manera, Dios quería mostrar al Profeta Jeremías como la nación se había corrompido. Pero de igual manera, en su soberanía también tenía el poder sobre el Barro (Judá), y lo seguiría trabajando para convertirlo en una vasija útil.

Al igual que la nación de Judá, Dios está trabajando en nuestras vidas, pero nosotros decidimos qué clase de barro somos.

Por qué un barro con mucha suciedad es muy difícil de moldear. Por esta razón, si el barro se quiebra en las manos del alfarero, la culpa es del barro y no del alfarero.

De igual manera, si algo está saliendo mal en nuestras vidas y estamos en las manos del gran alfarero, la culpa es nuestra y no de Dios. Así que es nuestra responsabilidad darnos cuenta, lo que está mal en nosotros.

Por otro lado, hay un elemento muy importante que utilizan para moldear el barro, este elemento es el agua. La cual se utiliza en el proceso de la purificación del barro.

En este proceso se mezcla la tierra con el agua. Luego se filtra esta mezcla por medio de una tela, para quitar suciedad o cualquier tipo de partículas que dañen el barro.

Por este motivo, esta es una verdad espiritual, ya que muestra la Palabra de Dios representada por el agua, la cual es la única que limpia y puede purificar la vida del hombre (Jn 17:17; Ef 5:26).

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado (Juan 15:3).

La Palabra de Dios es útil para enseñar, corregir e instruirnos en el camino del Señor (2 Ti 3:16). Al igual que el barro necesita el agua para ablandar, la palabra de Dios es la que ablanda nuestro corazón y puede moldear nuestras vidas, siendo de gran bendición para nosotros.

Por último, para que la vasija llegue a su proceso final debe ser pasada por fuego en el horno. Esto representa, que nosotros vamos a ser pasados por pruebas para moldear nuestro carácter y convertirnos en vasos útiles para el Señor.

Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras (Jeremías 17:10).

Finalmente, cuando la vasija salga del horno disminuirá su tamaño, simbolizando que debemos menguar cada día, porque grande solo es el Señor en nuestras vidas.

Es necesario que él crezca, pero que yo meng:ue (Juan 3:30).

Lee También: Vosotros sois La Sal de la Tierra – Reflexión en Mateo 5:13.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 0 Average: 0]

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.