Vosotros sois La Sal de la Tierra – Reflexión en Mateo 5:13

Vosotros sois La Sal de la Tierra
Vosotros sois La Sal de la Tierra.

Este Estudio Bíblico te dará una explicación de lo que significa la Palabra “Vosotros sois la Sal de la Tierra” en Mateo 5:13. Lee También: Todo lo Puedo en Cristo que me Fortalece – Reflexión en la Biblia.

Vosotros sois La Sal de la Tierra – Mateo 5:13

Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres (Mateo:5:13).

La Sal de la Tierra – Reflexión

Primeramente, podemos decir que la sal era muy usada en el mundo antiguo, era tan importante que los soldados del ejército romano recibían una porción de sal como parte de pago, el término que utilizaron en latín para esta porción de sal era “salarium”, del cual proviene la palabra en español “salario”.

Por otra parte, dentro del pueblo de Israel se utilizaba como condimento (Job 6:6), en los sacrificios consumados en el altar de Dios (Lev 2:13; Esd 6:9; Mc 9:49), como ingrediente del incensario sagrado (Ex 30:35) y para hacer estéril el campo de los enemigos (Sof 2:9).

La sal en la antigüedad tenía muchos usos, pero en este estudio tocaremos tres características fundamentales por la cual el Señor Jesús llamó a sus discípulos “la sal de la tierra”.

Características de la Sal relacionadas con la Iglesia

Los tres tipos de características que relacionan la sal con la Iglesia son:

  1. Previene la corrupción
  2. Produce Sed
  3. Da Sabor

La Sal Previene la Corrupción

En la antigüedad para preservar alimentos como carnes y peces era utilizada la sal como preservativo, ya que la sal impide que estos alimentos se echaran a perder.

Nosotros como Cristianos no podemos acabar con la corrupción de este mundo, porque la sal no acaba con la corrupción, sino que impide que los alimentos se descompongan.

De igual manera la iglesia de Cristo esta llamada para que con su influencia de santidad, mansedumbre, amor y predicación de la palabra, pueda evitar que este mundo se corrompa más de lo que está.

La Sal Produce Sed

Todos sabemos que cuando se consume sal o alguna comida muy salada inmediatamente se va a sentir sed.

De esta forma, el Señor nos enseña por medio de su palabra que nosotros con nuestro testimonio de vida, debemos crear sed en las demás personas, para que puedan venir a Cristo. De tal manera, que el inconverso pueda decir “yo quiero conocer el Dios en quien tú confías”.

La Sal da Sabor

En la actualidad todos sabemos que la característica más importante de la sal es para dar sabor a las comidas. Es un condimento muy utilizado en la cocina, ya que si no se le coloca sal a los alimentos saben insípidos y sin gusto.

Por lo tanto, el Cristianismo en este mundo es lo mismo que la sal es para las comidas. Sin la influencia de la iglesia Cristo en este mundo, las personas no tienen significado o propósito. Porque las personas no comprenden que lo que les da el verdadero significado a sus vidas es Jesucristo.

De tal manera que sin Cristo, una persona vive insipidamente probando todo en esta vida tratando de llenar sus vacíos. Al igual que el Rey Salomón, luego de apartarse de Dios para tratar de llenarse de los placeres del mundo llegó a la conclusión de que todo era vanidad (vanidad es algo hueco o vacío), y que nada puede satisfacer al hombre sino solamente la presencia de Dios (Ec 12:8, 13).

Mas si la sal se hace insípida ¿con qué la sazonaréis?

Por ultimo en este mismo pasaje el Señor Jesús nos da una advertencia. “Pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mt 3:15). El mismo mensaje escrito por Marcos nos dice “mas si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis?” (Mr 9:50).

Esta parte de la palabra hace referencia al cristiano que no se esfuerza por impactar al mundo que lo rodea, sino que termina mezclándose con las cosas del mundo, volviéndose de poca utilidad para Dios.

Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado (2 Pedro 2:20-21).

Lee También: Pedro Niega a Jesús – Reflexión en la Biblia.

Te ha sido de utilidad este tema?
[Total: 10 Average: 5]

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.