¿Qué es el Ayuno según la Biblia?

Estudio Bíblico sobre El Ayuno
Estudio Bíblico sobre El Ayuno.

Este Estudio Bíblico te dará una explicación sobre el significado del ayuno, ¿Cómo ayunar correctamente? y ¿Por qué debemos ayunar?. Lee También: ¿Qué es la Santa Cena o Cena del Señor?

¿Qué es el Ayuno?

Primeramente, la palabra ayuno proviene del griego “nestheia” que significa “no comer” o “abstenerse de alimentos”. En términos generales el ayunar consiste en abstenerse de comer alimentos en un periodo de tiempo completo o parcial.

Un significado más espiritual sobre ayuno es que puede definirse como una disciplina que ejerce un cristiano para fortalecer su espíritu, apartándose de las rutinas diarias y del consumo de la comida, para dedicar ese tiempo en la búsqueda de Dios en oración y considerar su pecado.

El ayuno es un tiempo de abstinencia donde el dolor por el hambre agudiza el sentimiento de penitencia y nos hace recordar nuestra debilidad y dependencia de Dios. Es un tiempo especial donde buscamos la voluntad de Dios en situaciones especiales o simplemente para orar y meditar en su palabra.

De acuerdo la Biblia esta práctica duraba generalmente un día (hasta el anochecer), pero también se citan ayunos que duraron tres días, siete días, veintiún días y cuarenta días.

¿Por qué ayunar según la Biblia?

En la Biblia encontramos que las personas oraban por diversas razones. Por lo tanto, a continuación te citaremos siete razones por los cuales muchas personas ayunaron en la Biblia:

Ayunar para estar atentos espiritualmente a la tentación.

  • Jesús fue guiado a ayunar 40 días (Mateo 4:2).

Ayunar para saber la Voluntad de Dios sobre algún asunto en particular.

  • Los israelitas ayunaron para tener dirección en la batalla (Jueces 20:26).
  • Pablo y Bernabé ayunaron antes de escoger los ancianos de la Iglesia (Hechos 14:23).

Ayunar para mostrar arrepentimiento.

  • Los israelitas ayunaron y se arrepintieron, votaron los dioses falsos (1 Samuel 7:6).
  • David ayunó y se arrepintió de su pecado (2 Samuel 12:16, 21-23).
  • Después de oír la palabra de Dios, Israel ayunó y confeso sus pecados (Nehemías 9:1-3).
  • Daniel ayunó y se arrepintió por sí mismo y su pueblo (Daniel 9:3).
  • Joel proclamo ayuno frente al castigo de Dios (Joel 1:14; 2:12-15).
  • Los hombres de Nínive se arrepintieron con ayuno (Jonás 3:5).

Ayunar por la obra de Dios.

  • Nehemías ayunaba por la condición de Jerusalén (Nehemías 1:4).

Ayunar para Protección de Dios.

  • Josafat y Judá ayunaron para protección en la Batalla (2 Crónicas 20:3).
  • Esdras y el pueblo ayunaron para su viaje (Esdras 8:21-23).
  • Los judíos ayunaron al oír su sentencia de muerte y para la protección de Ester (Ester 13-16).

Ayunar como parte de adoración.

  • Ana servía a Dios con ayunos (Lucas 2:36-37).
  • La iglesia primitiva ministraba a Dios con ayunos (Hechos 13:2-3).

Ayunar cuando haya tristeza.

  • Tristeza por la muerte de Saúl y de sus hijos (1 Samuel 31:13; 2 Samuel 1:11-12).
  • David ayunó por su hijo (2 Samuel 12:16, 21-23).
  • El Rey Darío ayunó cuando Daniel estaba en el foso de los leones (Daniel 6:18).

¿Cómo ayunar correctamente según la Biblia?

La Biblia nos enseña en el Antiguo Testamento que los israelitas ayunaban por las razones equivocas, lo hacían para debatir y contender entre ellos, además mientras ayunaban oprimían a sus trabajadores (Is 58:3-4).

De igual manera, en el Nuevo Testamento el Señor Jesús condena la manera de ayunar de los fariseos, ya que solo lo hacían por hipocresía, para ganar la aprobación de las demás personas. El ayuno era obligatorio para los judíos en el Día de la Expiación (Lev 23:32), pero los fariseos ayunaban dos veces a la semana para impresionar a los demás con su falsa “santidad”.

Por esta razón, el Señor Jesus recomendó hacer este acto de sacrificio en silencio y con sinceridad, no para satisfacer las ansias de alabanza o ganar la aprobación de los demás (Mt 6:16-18).

Por lo tanto, una manera correcta para ayunar es que el Espíritu Santo sea definiendo el tiempo de ayuno y el propósito. Pero recuerda que este momento especial va acompañado de la oración y la lectura de la palabra.

Para concluir, el libro de Isaías capítulo 58 nos enseña más sobre el verdadero ayuno que agrada a Dios.

¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía (Isaías 58:6-10).

Lee También: Los 12 Apóstoles de Jesús – Características y Hechos Importantes.

Te ha sido de utilidad este tema?
[Total: 0 Average: 0]

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.